Las tres excusas principales

La mayoría de las personas viven esperando a que algún día sus sueños se cumplan, pero no hacen absolutamente nada para hacer que estos se cumplan.

Con el pasar del tiempo muchos de estos terminan por darse por vencidos y sus vidas se van tornando amargas, sombrías y sin muchas esperanzas ni expectativas por la vida y terminan dándose por vencidos, desalentando a quien sea que encuentren que quieran ir tras sus sueños. Como diría el autor y pensador Henry David Thoreau:

“La mayoría de las personas viven vidas de quieta desesperación”.

Alguna vez una persona me dijo que hay que poner un interés en el juego para poder comprometerse. Con interés se refería a poner algo de valor para poder continuar con el trato (esta persona es un hombre de negocios). Si su contraparte no invierte ya sea dinero, equipo o algo que sea de valor para la otra persona entonces él/ella no avanzará, y esto evita que entonces en las negociaciones le dé lo mismo a la otra persona si se realizan o no… lo mismo tienes que hacer con tu sueño.

De no comprometerte y poner valor en la realización de tu sueño te pasará entonces lo que a la mayoría de las personas que se han dado por vencidas a falta del compromiso consigo mismas.

Muchas personas se esconden detrás de alguna de estas tres principales excusas:

Excusa Nº 1: Los sueños NO se cumplen para personas ordinarias

Muchos piensan que cumplir sueños es solo para cierto tipo de personas y que el resto se tiene que conformar con lo que tienen y adaptarse a ello. Pero la verdad es que se trata del caso totalmente opuesto; los sueños mismos son los que se encargan de formar a las personas de ordinarias en extraordinarias; es decir, las personas ordinarias pueden vivir vidas extraordinarias si siguen sus sueños.

¿Por qué digo esto?

Porque un sueño es un catalizador que se encarga de ayudar a las personas para hacer cambios en sus vidas.  Tú no cambias tu vida por seguir un sueño, es el sueño el que te cambiará a ti si lo sigues.

Excusa Nº 2: Si el sueño no es grande, no vale la pena seguirlo

Nunca debes de evaluar un sueño por su tamaño, el cual de hecho, es relativo. Además que su tamaño no determina en nada su valor. Un sueño no tiene que ser grande, basta con que sea tuyo y que te asegures de que en verdad es tuyo.

Una vez una persona dentro de su trabajo compartió su sueño entre sus colegas: “Todo lo que quiero ser es un buen padre”. Nadie lo criticó por no estar buscando conquistar la luna. Y mientras él hablaba sobre su deseo sincero, les sacó lágrimas a todos. No era un sueño grande, pero sí uno poderoso. Más grande no siempre es mejor y el tamaño no determina la trascendencia.

Excusa Nº 3: Este no es el momento adecuado para seguir mi sueño

Esta es la más común de las excusas y esta tiene que ver con el tiempo. Es casi como si esperaran a que se les concediera alguna clase de permiso para poder salir tras su sueño; afortunada o desafortunadamente este es un permiso que solamente ellos mismos pueden concederse. Son solo unas cuantas personas que luego de identificar su sueño salen tras de él sin titubear.

Algunos dicen que son muy jóvenes o muy viejos, el punto es que nunca es el momento para salir a realizarlo. Quienes piensan que es demasiado tarde para lograrlo simplemente se dan por vencidos y jamás intentan nada. Hay una frase de un novelista, George Eliot , que dice:

Nunca es demasiado tarde para ser lo que podrías haber sido.

Breve nota sobre Jim Carrey

Frases-Jim-Carrey-2-300x242El comediante de cine  también tuvo que enfrentar desafíos y desaliento antes de lograr lo que ha logrado hoy día.

Había momentos en los que se sentía tan desanimado que incluso quería abandonar su carrera, y cuando se sentía así, él pensaba en Rodney Dangerfield, quien luchó por décadas antes de llegar a la cúspide de su profesión.

–Me presenté en clubes de comediantes por quince años –recuerda Carrey-, y algunas veces lo único que me motivaba para seguir adelante era saber que Rodney se había retirado de la carrera cuando tenía la edad de 30 años, pero regresó y obtuvo éxito en grande ya pasados los 40.

Éxito en grande dentro de un negocio que valora más la juventud que el talento, él era… prueba absoluta de que nunca es demasiado tarde.

En la vida, a veces tendrás que abandonar por un rato el camino y hacer cosas que quizás no te gusten, como fue mi caso personal (yo, Daniel Gaona), que estuve trabajando en una fábrica de mármol y granito para hogares, ¡cargando las piedras! pero eso no tiene que significar la renuncia total a tus sueños. Nunca será el momento ideal para seguir tu sueño, así que más vale que comiences ahora. Si no lo haces, el próximo año tendrás un año más de edad y no te habrás movido ni un solo paso más cerca de tu sueño.

About The Author

Daniel Gaona

Puedo apoyarte esos pequeños grandes pasos que se requieren para mover tu vida desde donde estás hasta donde te gustaría estar. Incrementa tu voluntad...