La importancia de los deseos

 

Un año acabó y un año comienza. La costumbre marca que en los últimos minutos del año que acaba, uno como persona marca sus deseos para este año que comienza y “espera” a que esos deseos se cumplan.

Tener deseos no está nada mal, de hecho prácticamente vivimos de los deseos todos los días: deseo comer, deseo dormir, deseo un nuevo empleo, deseo dejar mi actual empleo, etc.

Tener deseos es normal. Solo que algunos parecen inalcanzables y ahí es cuando muchos se dan por vencidos.

La persona que logra hacerlos realidad se siente satisfecha con su vida, realizada y feliz.

Para poder hacer esos deseos realidad se necesita un gran compromiso de tu parte, se necesita paciencia y además tenacidad para cumplirlos.

Quienes optan por renunciar a sus sueños no viven vidas felices, viven vidas cómodas, mas no felices… te lo aseguro.

El secreto no es renunciar, es insistir cuando las cosas parecen perderse, es perseverar y no perder tu deseo (o sueño) de vista para poder tener esa pieza que tantos deseamos y buscamos y que le hemos llamado: felicidad.

Te deseo lo mejor para este año y que no pierdas de vista tus deseos.

Mantente en sintonía con tus deseos suscribiéndote a mi lista de correos donde recibirás material que te ayudará a mantener el enfoque.

>>> http://bit.ly/1RAREKD

About The Author

Daniel Gaona

Puedo apoyarte esos pequeños grandes pasos que se requieren para mover tu vida desde donde estás hasta donde te gustaría estar. Incrementa tu voluntad...