Culpa VS. Responsabilidad

Diferenciar el significado entre estas dos palabras puede literalmente cambiar el rumbo de tu vida.

Me parece tan increíble que muchas personas en estos días se “avienten” la responsabilidad como si de una bomba a punto de estallar se tratase o una peste de la que hay que salir corriendo y deshacerse lo más pronto posible.

¡No, tú tuviste la culpa!

Era una discusión que estaba teniendo lugar en uno de los eventos en los que yo estaba ofreciendo servicio.

Como responsable del evento, me acerqué para ver qué estaba sucediendo, ya que era totalmente evidente la discordia que estaba sucediendo y afectando a otros participantes de dicho evento.

Era una pareja y el hombre estaba sumamente molesto con su esposa ya que ella era la “culpable” de haber llegado tarde a este evento.

  • ¡Es que ella tuvo la culpa de que llegáramos tarde! Exclamó aquel hombre
  • Entiendo que llegaron tarde que piensas que ella tuvo la culpa. Yo dije.
  • ¡No, no pienso! Ella tuvo la culpa por tardarse maquillándose y por su culpa no encontré lugar en el estacionamiento y ahora tuve que buscar otro lugar y llegar tarde aquí.
  • Sí, ya veo que estás además muy molesto por este hecho. ¿Qué piensas que pudiste haber hecho tú para apoyar a tu mujer y así haber llegado a tiempo?
  • ¡Pues nada, ella tuvo la culpa de todo!
  • ¿A caso ella hizo el desayuno, calentó el agua para bañarse, hizo algo más para el bien de los dos?
  • Sí, bueno, hizo el desayuno…
  • ¿Pudiste apoyarle a hacerlo, luego de vestirte y esperar a que estuviera listo?
  • Bueno… sí
  • Observa que siempre tienes un grado de control y de responsabilidad… siempre

En realidad, el diálogo fue mucho más largo que esto y también te estoy poniendo como ejemplo un diálogo literalmente conflictivo que viví en carne propia; pero que muestra claramente una situación de “culpa” y responsabilidad.

De esto que te he puesto como ejemplo, quiero que observes que la culpa es tratada como algo de lo que todo mundo huye y no la quiere y se la pasan de un lado a otro como si se tratara del juego de “la papa caliente”.

Definitivamente esto muestra cero o nula responsabilidad, pero… ¿qué es culpa y qué es responsabilidad?; ¿te lo habías preguntado antes?

¿Por qué huyes tanto de la culpa y la responsabilidad si ni siquiera sabes qué significado tienen claramente?

Yo me hacía estas preguntas cuando comencé mi camino hacia la mejora de mí mismo, ya que esto es clave en mejorar la calidad de tus resultados y calidad de vida.

¿De dónde viene la culpa?

culpaVSresponsabilidad 001

Todo se remonta desde los tiempos de la infancia cuando te dijeron: ¡no hagas eso, no toques eso, no vayas allá!, etc.

Y fuiste e hiciste exactamente lo contrario a lo que te pidieron que no hicieras.

Luego, vinieron los gritos y regaños y tú, al ser apenas un(a) bebé, no comprendías qué es lo que estaba pasando ni por qué actuaban de esa manera tan desorbitada los adultos que te rodeaban, que seguramente eran a quienes más querías más: papá y/o mamá.

Después, observaste que también tus abuelos tíos, etc. Hacían lo mismo cada vez que ocurría una experiencia similar y de allí obtuviste la idea (porque eso es, una idea) de que hacer tal o cual cosa “es malo” y, por lo tanto, puede y debe ser castigado.

¿Entonces, qué exactamente es la culpa?

culpaVSresponsabilidad 002

De resumida manera podemos decir que la culpa es el alucine, la ilusión o la “aceptación” de ser malo por haber hecho algo que rompe con la etiqueta de lo que está permitido.

¿Por qué digo que es un alucine?

Porque precisamente eso que dices que es bueno o malo, en realidad, es bastante relativo. Lo que es bueno para algunos, es “malo” para otros, y así sucesivamente.

En realidad ¡no existe nada que sea malo! Tienes que aprender a ir saliendo de esta ilusión que tanto nos ha estado limitando como humanidad.

A la mente que no tiene entrenamiento (no te preocupes, a casi nadie nos han enseñado sobre cómo controlar nuestra mente, ni en la escuela, ni en casa, ni con la familia), le gusta pensar en términos de absolutismo… si no es bueno, es malo, si no está bien, está mal; si eso me parece que me perjudica, entonces no hay nada bueno en ello.

¡Pero no es así!

Haz una reflexión rápida de los aprendizajes más significativos que has tenido en tu vida… ¿acaso no han sido gracias a grandes retos o dificultades?

Si me remonto al ejemplo clásico de aprender a caminar y con pensamiento de adulto diríamos: es malo caerse porque duele; pero… ¿acaso esas caídas no formaron el carácter para fortalecer las piernas y la determinación?

¿Puede entonces ser malo caerse?, ¿puede entonces un error del pasado ser malo?

Depende…

Depende del uso que le des a esa experiencia. Lo cual nos trae al tema de la palabra: Responsabilidad.

¿Qué es la responsabilidad?

culpaVSresponsabilidad 003

Aquí es, por la falta de educación en general en la que crecemos, donde mucha gente se confunde. Si yo soy responsable, quiere decir que yo he causado tal o cual “daño” o situación no deseada. Pero eso no tiene absolutamente nada que ver con la responsabilidad.

Ser responsable quiere decir que tienes una capacidad de respuesta hábil ante alguna situación. Podemos decir algo como:

Soy responsa-hábil; es decir, tengo capacidad de responder con habilidad, haya o no creado yo mismo(a) la situación en cuestión.

¡Esto ya no tiene que ver con quién inició o no la situación a resolver!

Esto tiene más que ver con… ¿qué puedo hacer para que, dadas las circunstancias, pueda yo lograr mi objetivo?

¿Eres culpable o eres responsable?

culpaVSresponsabilidad 004

¿Observas la diferencia entre estas dos posturas?

Con la culpa, se busca aparentemente a un “responsable” de quién hizo tal o cual cosa. Mientras que, por otro lado, con la responsabilidad, no importa demasiado quién ocasionó la situación (aunque desde luego que es importante, no discutiré en esta publicación cómo hacer este manejo, eso quedará para una publicación próxima), lo importante es lo que harás para resolverlo.

Uno se enfoca en encontrar quién comenzó y el otro se enfoca en la solución sin prestar tanta atención a quien ha iniciado.

Después de todo, lo que tú buscas son resultados, ¿verdad?

Buscar culpables solo incentiva la tensión en las relaciones tanto de pareja, como de amigos, laborales, etc. Y no realmente llegas a nada importante, porque… una vez que encuentras quién ha iniciado la situación: ¿qué haces con ello?

Te hace sentir bien si tú no “tienes la culpa”, pero realmente no hay soluciones.

Por otro lado, es decir: muy bien, yo no inicié esto (o sí, yo lo inicié), pero me interesa tener el resultado que busco, así que comenzaré ajustando esto y aquello para llegar así, a donde quiero llegar.

¿Notas una diferencia en estas actitudes?

¿Cuál crees tú que te llevará a tener una mejor calidad de vida, encontrar culpables o ser responsable?

¿Entonces… qué vas a elegir de ahora en adelante?

About The Author

Daniel Gaona

Puedo apoyarte esos pequeños grandes pasos que se requieren para mover tu vida desde donde estás hasta donde te gustaría estar. Incrementa tu voluntad...