Cómo liberarte de la culpa

Estamos frente a una gran paradoja. La paradoja de que querer liberarte de lo que sientes, en este caso culpa, y no querer sentir plenamente para liberarte.

Es casi como las personas que piden trabajo rogando a dios no encontrar. ¡y ni siquiera se dan cuenta!

Identifica tu encrucijada

Puede que tú te encuentres en esta misma situación. ¿Quieres saber cómo identificar si estás o no en esto?

Responde a esta pregunta:

¿Por cuánto tiempo has estado sintiendo esta sensación (nota cómo digo sensación y no emoción ni sentimiento) de culpa?

Si tu respuesta es semanas, meses o incluso años… entonces en definitiva no estás tomando una acción definitiva, ya sea por desconocimiento de cómo hacerlo o por falta de intención verdadera y auténtica, puedes decir que estás “yendo a buscar trabajo pidiendo a dios no encontrar”.

Tú puedes contestarme:

¡Pero Daniel, en verdad quiero librarme de esta sensación, en serio, te lo juro!

Y yo te puedo responder:

Si fueras realmente en serio, ya hubieras tomado acción de una u otra manera, podrías haber visto videos en youtube que hablen sobre la culpa, leído mis artículos anteriores sobre culpa y responsabilidad, podrías haberte acercado a psicólogos amigos (o incluso desconocidos) para preguntarles qué hacer, podrías haber buscado algún libro en la librería más cercana y buscado buenos títulos que hablen sobre el perdón y la felicidad.

Las opciones son muchas, pero… ¿en verdad has tocado puertas?

Muchas veces el auto-engaño viene con decir que quieres llegar a liberarte de esto, pero esto no va seguido de ninguna acción firme ni inquebrantable de lograr tu objetivo; y con base en ello es que yo me atrevo a asegurar que en verdad no lo has estado buscando con firmeza y no lo digo para “hacerte sentir mal” (que esto es otro alucine, nunca nadie puede hacerte sentir mal, sino que más bien tú decides ponerte mal, pero de esto hablaremos después), te lo digo para que tomes consciencia.

Nada puede cambiarse ni llevarse a otro nivel si primero no se reconoce.

¿Qué hago ahora?

Bien, ahora que has podido reconocer que tienes esta sensación y que la has tenido por tiempo, llega el tiempo de hacer algo al respecto. De ti depende que sea o no una acción definitiva, no de mí.

Además, esto requerirá de mucha valentía de tu parte en ir a sentir aquello que no has querido sentir.

El método

Tómate un espacio de preferencia a solas, libre de interrupciones y sin tu celular; apágalo para que asegures que ni siquiera vibrará… hablamos de ir en serio con encontrar una solución, ¿no?, así que si no te das el tiempo para ti, difícilmente lograrás algo serio. Hazlo y no te arrepentirás.

como liberarse de la culpa 004

Ahora si te es posible, párate frente a un espejo, de preferencia de cuerpo completo y mírate directamente a los ojos, examínate, mira tu expresión facial y trae a tu memoria aquello por lo que sientes tanta culpa.

Ten el valor de confrontar, si lo haces bien sentirás un gran alivio.

Una vez que has contactado con aquello por lo que sientes culpa, déjate sentir y ábrete lo más que puedas a sentir absolutamente todo.

Ahora, en plena experiencia emocional mírate nuevamente a los ojos (en caso de que hayas dejado de hacerlo) y quiero que hagas una firme decisión, contacta con lo más profundo de tu ser, si es posible apóyate de algún logro significativo que hayas tenido en tu vida para lograr esa determinación y dite directamente a tus ojos:

Decido liberar mi necesidad de pensar que soy culpable por ____________ y a partir de ahora me perdono, me amo y decido poner paz y alegría en mi corazón ante este evento.

Dilo sinceramente, dilo de verdad, dilo como si tu vida dependiera de ello; porque así es.

Si es necesario repite la oración, el caso es que no te vayas a mover del espejo hasta que estés totalmente convencida(o) de que lo que sale de tu boca es verdad y no solo un conjunto de sonidos.

¿Funcionará?

A eso solo puedo responder con otra pregunta: ¿qué tan en serio vas con liberarte de esto?

Muchas veces es fácil criticar algo sin siquiera darle el beneficio de la duda, así que mi contestación a la pregunta de si funciona o no esto que te he dicho es:

¡No me creas!

En verdad, te pido que no me creas nada de lo que estoy diciendo y en vez de creerme, ponlo a prueba y observa por ti misma(o) los resultados que este ejercicio trae consigo.

La única condición es que lo hagas de todo corazón y con sinceridad hacia ti misma(o), es todo lo que te pido.

Bueno, pensándolo bien sí quiero pedirte algo más. Quiero pedirte que me regales tu comentario y que compartas este artículo ya que, si te ha sido de utilidad, seguramente le será de utilidad a más personas que no saben qué hacer para liberarse de esta sensación de culpa.

¿Qué dices, me apoyas compartiéndolo?

About The Author

Daniel Gaona

Puedo apoyarte esos pequeños grandes pasos que se requieren para mover tu vida desde donde estás hasta donde te gustaría estar. Incrementa tu voluntad...